Publicado el

Los masajes como arma de seducción

La seducción es un acto que resulta irresistible llevar a cabo, en algún momento de la vida todos se han sentido tentados a seducir a alguna persona y han empleado para ese fin distintas estrategias, a veces elegidas al azar y en otras ocasiones basadas en los gustos específicos del receptor. Durante mucho tiempo y aún en la actualidad se considera sorprendente lo eficiente que puede llegar a ser el acto de seducir.

Existen múltiples métodos así como muchas formas de aplicarlos. En función a este hecho es indispensable hacer mención de una técnica infalible a la hora de la lujuriosa tarea; es una estrategia poco compleja y con alto índice de efectividad: Los masajes de es.adultguia.com. Esta táctica junto a la erótica práctica que representa la seducción resulta ser tan satisfactoria como para quien otorga el gesto como para quien lo disfruta.

La seducción y su lenguaje intrínseco

En el transcurso de la historia han existido personas que han empleado el arte de la seducción para fines perversos. Sin embargo, no por ello deja de ser una práctica que en su mayoría de veces otorga deliciosos resultados.

Muchas personas emplean sus atributos físicos e incluso sus dotes de sabiduría para facilitar la tarea; se llevan a cabo técnicas que van desde la utilización de un lenguaje corporal tan simple como una sonrisa, un par de miradas hasta unas palabras tentadoras al oído.

Aunque todas las anteriores son estrategias realmente provechosas, no puede dejarse de lado el tremendo potencial que posee el arte de que el seductor muerda su labio inferior de una manera sutil y pícara ante la mirada del receptor.

Es bien sabido que la habilidad de utilizar palabras sugestivas (sin necesidad alguna de ser extremistas acá) acompañadas de un tono de voz cautivador otorga una ventaja ineludible, mayormente en el caso del sexo femenino. En el caso del sexo masculino, también hay un punto clave: Lo que observan. Así que, siendo esto una gran ventaja, no está demás incluir al repertorio algún estimulante visual (¿Lencería sexy?).

¡Es cuestión de actitud!

Todas las técnicas antes mencionadas llevan a conseguir el éxito si en el momento de la acción se tiene la actitud adecuada y un propósito perfectamente definido. La pregunta del millón entonces es ¿Por qué la actitud juega un papel tan relevante? Pues la respuesta es realmente sencilla: Una postura de seguridad y confianza hace que el seductor tome el protagonismo que realmente desea.

Existen diversas razones por las cuales los masajes hacen el papel de complemento ideal de la seducción, empezando por la relajación que puede brindar y por ende la susceptibilidad que puede crear en la persona que será seducida. Pasando por el placer que puede infundir en la persona y obteniendo como resultado un preámbulo perfecto para ir a la acción.