Publicado el

¿Es la prostitución una profesión voluntaria?

Quizás eres de los que piensan que mientras la prostitución sea un acto libre y consentido no hay nada que decir. ¿Pero estás seguro de esto? ¿Qué sabes de la historia de aquella mujer? ¿Sabes de verdad si no hay nadie lucrándose de su actividad, o si lo hace de forma amenazada? Quizás no te importa y ni te lo replanteas.

Según Agueda Gómez Suarez, profesora de sociología de la universidad de Vigo, las autoridades españolas han sido extraordinariamente permisivas con la industria del sexo de pago. A nivel jurídico hubo una reforma en 1995 que despenalizaba el proxenetismo y la consecuencia trajo el incremento de muchas mafias, se aumentó la oferta y creció el consumo.

La importancia de la educación sexual

En un país donde habido poca educación afectiva-sexual que critique la relación de explotación que existe cuando un hombre paga para tener sexo con una mujer. La mayoría de estas mujeres son pobres, inmigrantes y sin papeles.

Gómez también dice que ir a burdeles forma parte de una subcultura masculina y que no deja de ser un divertimento más. Pueden acudir en una despedida de soltero, una cena de empresa, quizás un momento puntual o quizás una normalización o una necesidad de emociones. Muchos chicos se socializan en un erotismo vinculado a la pornografía donde la excitación acostumbra a vincularse a una situación de dominio masculino fachada a la mujer.

La educación y la visibilización serían la cura pero mientras tanto, ¿qué se puede hacer? Quizás fuera bueno de acabar con el mito de que los hombres biológicamente tienen una sexualidad desenfrenada y que la prostitución cumple un bien social. En países donde se ha legalizado la prostitución habido un aumento de las víctimas de la trata pero en países como Suecia, donde se penaliza, los clientes se han reducido.

Amelia, dice que “los puteros son los responsables de que el sufrimiento de las mujeres continúe cuando llegan a España, y la solución pasa para cuestionar nuestros maridos, amigos, hijos…, a los hombres” Pensemos. No se podrá hablar de igualdad mientras haya una mujer explotada sexualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *