Publicado el

¿Es inmoral que te guste el hentai?

La palabra Hentai, que proviene del japonés, tiene por significado perversión o pervertido, aunque también se puede pensar en ella como transformación o metamorfosis. Más allá de lo anterior, la manera en que regularmente se emplea este vocablo, es para hacer alusión a un género del manga y el anime con contenido pornográfico, como el que vemos en http://www.mrpornogratis.xxx/hentai/.

Ahora bien, considerando que lo anterior es una introducción que se plantea a modo de contexto sobre el tema, es importante señalar desde el primer momento que no hay nada de inmoralidad en que exista un gusto por el hentai.

¿Qué problema hay en disfrutar del hentai?

A grandes rasgos se puede pensar en el hentai como una considerable cantidad de dibujos en los que se ilutra la actividad sexual a partir de los preceptos del manga o el anime. En otras palabras, se puede pensar en el hentai como una versión anime del porno convencional con el que todos hemos tenido alguna relación en cierto momento de la vida.

Si se lo analiza de ese modo, no hay inmoralidad en el gusto por el hentai, porque en definitiva sólo se trata de una representación del acto sexual, que también se comparte en el porno convencional. Claro, desde donde se puede argumentar que hay algo de perversión es en el uso de personajes animados y en determinadas versiones del hentai.

¿Por qué se discute la moralidad en el hentai?

Una vez se ha planteado la claridad de los párrafos anteriores, se puede proceder al siguiente punto en el que se discute la moralidad del hentai, la cual se vincula con aspectos como los del siguiente listado:

Este es un tipo de contenido en el cual las jovencitas e incluso niñas de muy corta edad pasan por experiencias o situaciones muy complejas a nivel sexual, llegando al punto de mostrar violaciones. En ese sentido, el hentai es muy criticado desde Occidente.

Las situaciones aunque son fantasiosas e inclusive con la participación de seres que poco y nada tienen que ver con la realidad, suelen rozar con extremos que son difíciles de defender desde una óptica moral o ética.

El argumento central gira en torno a los abusos

Existen diversas variaciones dentro del campo del hentai que se van distribuyendo por categorías, según sea el tipo de contenido que se enseñe. En otras palabras, hay géneros y subgéneros que por sus características se los podría ver como inmorales por esos asuntos tan específicos y particulares que abordan.

En conclusión, por ser una representación no hay nada de inmoral, pero por el contenido que promueven los vídeos hentai, la discusión está abierta porque en esencia es polémica.